0000
Domingo 18.08.2019  16:07
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Sanidad Agropecuaria
Argentina | Mendoza | 12-08-2019

Traducir a :   Traducir
Un importante avance científico local   
Nuevos progresos hay en el programa de erradicación de la mosca del mediterráneo, usando el método de esterilización mediante rayos gama.
Los Andes ( Argentina )
Para desarrollar el proceso de erradicación de la Mosca del Mediterráneo se creó el Iscamen, un organismo autónomo de base científica donde se acondicionan las moscas, se las somete a irradiación y luego se esparcen. Estos machos estériles hacen que disminuya la población de moscas de una forma amigable con el ambiente.

Este organismo arrancó con una planta en la zona de Kilómetro 8 y luego se instaló en una más moderna en Santa Rosa. Los resultados han sido positivos y ya hay varias localidades de la provincia que han sido declaradas libre del flagelo de la Mosca que ataca la producción de frutales, principalmente.

De la misma manera se ha trabajado en el caso de la Lobesia Botrana, conocida como polilla de la vid, que ha podido ser controlada con el uso combinado de varios sistemas, incluyendo la irradiación.

Lo importante es que a pesar de los cambios de gobierno se mantuvo la política de Estado en esta materia y permitió asegurar el desarrollo de un método que requiere el concurso de profesionales y científicos que trabajan en asociación con la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Este crecimiento científico ha sido reconocido internacionalmente y hoy, la planta del Iscamen, está considerada una de las cuatro más importantes del mundo.

Es precisamente en esta planta de Santa Rosa donde ya se comenzó un nuevo desarrollo que es el de irradiar machos de los mosquitos que transmiten el Dengue, enfermedad que ataca a muchas poblaciones en el norte de nuestro país. Para conseguir este efecto se han incorporado especialistas con gran experiencia en el manejo de estas técnicas y con convenio con la Comisión Nacional de Energía Atómica. De esta manera, la planta no solo trabaja en la sanidad agrícola sino que ahora puede colaborar en políticas de salud pública.

Nos parece muy importante que la provincia pueda demostrar madurez de la clase política para sostener este tipo de políticas, que requieren el concurso de profesionales y científicos especializados además de constancia y tiempo para poder consolidarse.

Lógicamente, sostener estas políticas implica asumir compromisos presupuestarios ya que está en juego el interés general.

De alguna manera el éxito conseguido ha permitido al Iscamen proveer moscas irradiadas a zonas productoras en Tucumán y en el Litoral, así como ahora se hará en zonas del Norte Argentino con los mosquitos que transmiten el Dengue y esto implica conseguir recursos genuinos para ayudar a la marcha de la Institución.

Es muy importante que los ciudadanos de Mendoza sepan valorar la importancia de las políticas de Estado para garantizar previsibilidad de largo plazo, que debería transferirse a otras áreas de interés general. Hombres y mujeres de la política también deberán valorar la conducta y la visión de sus antecesores para ampliar este concepto a muchos sectores que requieren estrategias de largo plazo pensando en las futuras generaciones.

En el caso puntual del Iscamen sería importante que las autoridades tomen la decisión de blanquear la situación del personal que presta servicios en dicho Instituto. Es que la mayoría no reportan como empleados de la provincia sino que lo hacen a través de un contrato de prestación de servicios con la Fundación Coprosamen. Esta situación hace que dicho personal, que hay que cuidar y motivar, no perciba los beneficios del resto de los empleados del Estado ya que operan como monotributistas. Los mismos actores que generaron esta política de Estado no se animaron a blanquear al personal para que figuren en la planta del Estado. Una paradoja, que debería ser corregida.