0000
Miércoles 23.10.2019  00:33
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Política
Argentina | 11-07-2019

Traducir a :   Traducir
Reducen las retenciones para economías regionales   
El Gobierno las bajó de $4 a $3 por dólar exportado; tendrá un costo fiscal de $2200 millones
La Nación ( Argentina )
El Gobierno rebajó retenciones a 207 posiciones de economías regionales que venían pagando derechos de $4 por dólar exportado. Desde hoy, según lo dispuesto en el decreto 464/2019, estos productos pasarán a tributar $3 por dólar exportado. La medida tendrá un costo fiscal de $2200 millones. Vale recordar que las retenciones de las economías regionales se habían bajado a 0% en diciembre de 2015, contra un 5% que tributaban antes, pero el año pasado el Gobierno, por sus necesidades fiscales, las reimplantó con el esquema de 4 y 3 pesos por dólar exportado, según el producto.

Según informó ayer la Secretaría de Agroindustria, entre los productos alcanzados por la rebaja tributaria están sectores como el arrocero, frutas frescas de pepita, cítricas y de carozo, cerezas, uvas, ciruela desecada; hortalizas como el ajo, la cebolla, la calabaza, el maní, la ciruela para industria, arándanos, nuez pecán, legumbres, pistachos, miel, entre otros. También está el maíz pisingallo para pochoclo.

“Estos productos representaron en 2018 un valor de 2272 millones de dólares por exportaciones. En el primer cuatrimestre de 2019, varios de los alimentos alcanzados por la medida han tenido incrementos relevantes en sus ventas externas, que superan ampliamente el 50%, como la naranja, el arroz, las cerezas, grosellas y frutillas, que verán mejorada su situación competitiva, y sobre todo en aquellos casos que requieren de un fortalecimiento adicional, tales como ajo, ciruela, pera, manzana, por citar algunos casos”, indicó Agroindustria.

“Con esta modificación se busca potenciar el desarrollo de las producciones regionales y ofrecer mayor competitividad a los productores para que puedan seguir invirtiendo y creando valor y empleo en los lugares donde producen”, agregó la cartera oficial.

El Gobierno ya venía trabajando en una reducción de derechos de exportación a estos productos en diciembre del año pasado, pero dilató la definición a la espera del estudio de impacto fiscal. Sectores del maní y del maíz pisingallo, entre otros, venían alertando sobre una pérdida de rentabilidad debido a las retenciones.

“Estamos muy contentos porque es una gestión que hicimos con el Gobierno”, señaló a la nacion Eduardo Nervi, vicepresidente de la Cámara Argentina del Maní. En el decreto presidencial quedó contemplado este producto, que representa, según los años, entre 800 y 1000 millones de dólares en divisas. Un 50% de las ventas externas son de maní blancheado y el resto, de maní crudo, maní frito, aceite de maní, pasta de maní, entre otros productos. El año pasado, con la peor cosecha en 32 años, se exportaron 584.000 toneladas de estos productos. Con una cosecha normal, las ventas externas suelen rondar las 750.000 toneladas.

Hace un tiempo, la Organización Mundial de Aduanas modificó códigos y al maní blancheado técnicamente le hubiera tocado una suba de tarifas. Sin embargo, se logró que el Gobierno bajara los derechos.

Córdoba es la principal productora de maní, un rubro que emplea a 12.000 familias. Con una cosecha baja y retenciones, el año pasado el maní argentino perdió participación en el mercado ruso ante el producto de Brasil. Junto a la UE y Argelia, Rusia está entre los mayores compradores. “Es una gran noticia y un reconocimiento a nuestra industria”, dijo a la nacion Sergio Casas, vicepresidente de la Cámara de Procesadores y Exportadores de Maíz Pisingallo (Campi).

Por las retenciones de $4 por dólar, ahora en $3, en este sector temían que la producción de maíz para pochoclo, donde la Argentina es líder, cayera entre 30 y 40% por la carga tributaria. El sector advertía que de exportaciones por 200.000 toneladas se podía bajar a 120.000/130.000 toneladas. Con el nuevo derecho hay un alivio, si bien lo ideal, a su juicio, hubiera sido la eliminación. Brasil y Sudáfrica, que no tienen retenciones, están planteando una dura competencia.

La actividad de las plantas procesadoras de pisingallo es federal. Se realiza desde Salta hasta Bahía Blanca. Hay unas 20 plantas con hasta 40 empleados cada una y otras 40 plantas con unos 20 empleados en promedio.

Los exportadores de granos venían reclamando que para la harina y el aceite de soja también se bajaran las retenciones de 4 a 3 pesos por dólar exportado. Sin embargo, el Gobierno no los incluyó. En tanto, pasaron de 3 a 4 pesos alimentos para animales que contienen soja.

Una medida que busca apaciguar los ánimos de los gobernadores

Lucrecia Bullrich

Como casi todos los movimientos del oficialismo y de la oposición por estas horas, las decisión del Gobierno de bajar las retenciones a productos de economías regionales tiene una lectura electoral que atraviesa su contenido concreto. Desde esa óptica, la rebaja de las retenciones que la Casa Rosada comunicó ayer a través del Boletín Oficial es un claro gesto a los gobernadores en general. Pero sobre todo para aquellos cuyas provincias exportan los productos alcanzados por la medida, aunque también para los caciques peronistas que convirtieron la “destrucción de las economías regionales” en una de las banderas de sus críticas a Mauricio Macri y a la gestión de Cambiemos. Por caso, la rebaja alcanza a productos como la uva, clave para los sectores vitivinícolas de Mendoza, San Juan, Tucumán y Salta, entre otras provincias; el maní, que se produce en Córdoba; los arándanos y las legumbres, que exporta Tucumán, y el arroz, primordial para las economías de Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Chaco, Formosa y Misiones.

A través del decreto 464, el Gobierno rebajó retenciones a 207 posiciones de economías regionales que hasta ahora pagaban $4 por dólar exportado. Desde hoy esos productos tributarán $3 por dólar exportado. La medida tendrá un costo fiscal de $2200 millones. Aunque estaba en análisis desde hace tiempo, la reducción de las retenciones se concretó justo una semana después de que Alberto Fernández se reuniera con doce gobernadores, la mayoría de ellos peronistas, y los escuchara quejarse por la situación “crítica” de las economías regionales.

El tema fue uno de los que los jefes provinciales pusieron sobre la mesa en el almuerzo que el candidato del Frente de Todos les ofreció el miércoles pasado en San Telmo. Lo confirmó el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, uno de los voceros de la cumbre. Fernández se comprometió a sumar el reclamo a la agenda de cuestiones por resolver si llega a la Casa Rosada. De hecho, más allá de las economías regionales, Fernández buscó transmitir que los gobernadores ocuparán un lugar importante en su esquema de poder si se convierte en el sucesor de Macri. “Tenemos que cambiar el unitarismo por más federalismo, y lo voy a hacer con los gobernadores. Por eso, ellos y ellas serán mis principales aliados”, dijo hace una semana.

Apoyo de la producción


El sector privado apoyó la baja de las retenciones para los productos de las economías regionales. La Asociación del Maíz Agentino (Maizar) dijo que la rebaja de retenciones al maíz pisingallo “mejorará la competitividad de un cultivo que venía perdiendo mercados internacionales trabajosamente conseguidos, principalmente a manos de Brasil”.

En tanto, el presidente del sector de economías regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Eduardo Rodríguez, expresó que la medida va en el sentido de “potenciar el desarrollo de la producción regional” y de “devolver competitividad y rentabilidad al pequeño y mediano productor ”. Por su parte, la CámaraArgentina de Productores de Cerezas Integrados (Capci) dijo que la medida “si bien no resuelve la compleja problemática que afecta la competitividad del sector frutícola, es sin dudas un paso favorable”.